Fuentes Guerra, mis primeros discos de Dylan. Larga vida a los distribuidores de sueños



Cuando comencé este blog en 2009 lo hice con una entrada sobre la primera vez que oí hablar de Bob Dylan, un amigo compró el disco Desire en la famosa tienda de Callejas, en la granadina calle de Elvira, allá por 1976; por las tardes solíamos escucharlo en su tocadiscos. Cuando al año siguiente regresé a Córdoba llevaba instalado el virus dylaniano, aunque mi discoteca sobre este músico estaba inédita aún. Empecé a familiarizarme con las tiendas de discos en mi ciudad, que siempre habían estado allí, sólo que yo todavía no cultivaba la cultura discográfica. Fuentes Guerra era el santuario para las obras de esos artistas que yo escuchaba en tocadiscos de amigos y en una radio que bombardeaba a todas horas con éxitos y novedades. Entrar en la tienda era como adentrarse sigilosa y religiosamente en el templo del vinilo. No había cien ni doscientos elepés distintos, simplemente estaban todos: rarezas, recien salidos, descatalogados y los imprescindibles, al menos para mí, destacados en el apartado del juglar de Minesota. Un día me acerqué con la idea de adquirir Desire y quizá alguno más, había ahorrado lo suficiente para añadir The Freewhelin', donde Dylan cantaba Blowin' in the wind. No sé que fuerza o intuición me llevó a comprar definitivamente el doble Blonde on Blonde, de 1966, considerado —aunque esto lo supe luego—, la obra maestra que Dylan aportaba al rock. A partir de entonces destiné cuanto dinero me llegaba en forma de regalo para añadir un título dylaniano a mi colección; mientras Fuentes Guerra se convertía en mi tienda favorita para adquirirlos. Los tiempos han cambiado, o simplemente han pasado los años porque Dylan sigue formando parte de ese estilo musical y poético que cataliza mi estado emocional y Fuentes Guerra el sancta sanctorum suministrador de la música y las entradas con las que ver a Dylan en directo, para regozo de mis endorfinas.

Y todo esto viene a propósito de una entrevista que el periódico El Día de Córdoba publicó días pasados con Álvaro Fuentes-Guerra, que junto con sus hermanos David y Caty atienden hoy su prestigiosa tienda en la calle Caño. Comparto con Álvaro, además de vecindad, una amistad que vamos trabando en torno a gustos mutuos, algunos despiertan especial emoción si se trata de música y disfrutar de una tranquila barbacoa en el jardín de casa. De sus declaraciones, interesantes en todo cuanto afecta al negocio del comercio en general, brillan algunas perlas que se deslizan cuando, con una emoción entrañable, responde a cuestiones musicales.

 "El disco ha pasado de su degradación a ser un objeto que se puede volver a tocar en unos tiempos en los que todo es por ordenador" (Alvaro Fuentes-Guerra)

De ahí la recuperación de algunos éxitos publicados ahora en formato de vinilo de 180 gramos pensados para los coleccionistas, lo que ha generado una vuelta al elepé que poco a poco se va instalando entre nuestras preferencias. Pero es algo que está por llegar de una manera escalonada, en el camino, según Alvaro, perdimos algunos matices. "Antiguamente se oía la música en aparatos de gran calidad y hoy han desaparecido. La mayoría de la música que escuchamos es música comprimida, en formato Mp3, mientras que antes escuchábamos música a unos niveles con una gama de frecuencias impresionante. Se ha masificado el consumo en detrimento de la calidad", sostiene. La industria es consciente de esta eventualidad. En 2010, por ejemplo, se publicó The original mono recording, una caja con el preciado contenido de los primeros siete elepés de la carrera discográfica de Bob Dylan, con la peculiaridad sonora que aporta esta grabación.

El FBI cerraba la semana pasada Megaupload cortando las descargas de música y películas a través de esta página. Días después, según algunas informaciones, una parte del público buscaba esa música de una manera legal en las tiendas. Puede ser que algo en este ámbito haya empezado a cambiar. Mientras tanto, larga vida a los distribuidores de sueños, como Fuentes Guerra y compañía.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Este es un blog de información y divulgación de la música, la literatura y otras expresiones artísticas de Bob Dylan. Fue creado el 15 de enero de 2009, sin ánimo de lucro, con el fin de que la obra de este artista estadounidense sea conocida por las nuevas generaciones.

Visitas al blog

Correo electrónico

Correo electrónico
lagranjademaggiebobdylan.hotmail.es

Vuestros comentarios

Dylanitas

Derechos de autor

Si queréis reproducir parte o la totalidad de algunas de las informaciones que contiene este blog podéis hacerlo sin necesidad de solicitar permiso, aunque no estaría mal que citáseis la procedencia. Las fotografías, pinturas, grabados, vídeos y letras de las canciones son propiedad de sus autores.

  ©Template by Dicas Blogger.